Cajas Fuertes Camufladas

A la hora de comprar una caja fuerte camuflada debemos tener en cuenta que existen dos categorías. Las cajas de seguridad sencillas en forma de «escondite», de muy poca resitencia en caso de ser atacadas, y las cajas fuertes que se pueden camuflar, pero que si son halladas por los ladrones, ofrecen resitencia, de diverso grado, a los posibles ataques que reciban.

En el primer tipo encontramos las cajas fuertes que se disimulan con un falso enchufe, con una falsa conexión de teléfono, o con una falsa rejilla de aireación. Este tipo de cajas no puden llevar el adjetivo «fuertes». Se trata de cajas metálicas con una cerradura de bajo grado, que son  muy fáciles de esconder, pero que si se encuentran se abren con muy poca dificultad. En resumen: a este tipo de cajas de seguridad los debeíamos denominar «escondites», más que cajas fuertes.

En muchos casos es una buena solución como segunda caja fuerte para el hogar u oficina. Pero tengamos en cuenta, que los ladrones también ven estos modelos en los escaparates de la tiendas y las tiendas online, y acaban sabiendo dónde buscar cuando entran a robar en un domicilio.

caja fuerte camuflada

cajas fuertes camufladas enchufe