¿Cajas Fuertes para sobreponer o mejor Cajas para Empotrar?

Hoy en día tenemos una gran variedad de cajas fuertes en el mercado, las más vendidas, sin lugar a duda, son las cajas de empotrar y las cajas de sobreponer.

Dentro de estos dos tipos de cajas tenemos obviamente distinciones según las prestaciones, el tamaño y el precio. Esto hace que algunas sean más seguras que otras pero nos vamos a fijar en lo más básico, sobreponer o empotrar. La distinción básica es que las cajas de sobreponer van ancladas al suelo, con cierto número de tornillos y las cajas de empotrar necesitan una obra para su instalación normalmente el pared.

Para empezar, el hecho de empotrar una caja hace que en caso de robo la extracción de la caja sea más ruidoso ya que para extraer la caja hay que picar la pared. Eso hace que el propietario o los vecinos del inmueble se pueden dar cuenta del robo y poder alertar de este. En cambio, las cajas de sobreponer al ir ancladas al suelo hace que el ladrón ‘’únicamente’’ tenga de arrancar la caja de su sitio. El poco peso de algunos modelos de este tipo hace que sea fácil su extracción siempre teniendo en cuenta el grado de seguridad que nos da la caja en concreto.

En resumen, podemos decir que las cajas de empotrar son más seguras que las cajas de sobreponer por el hecho de ir empotradas a la pared y dificultar así su extracción. Aun así, las cajas de sobreponer de peso elevado son igual de seguras que las cajas de empotrar y no por eso no se han de considerar como un producto peor que las de empotrar. Todo depende de las necesidades del comprador y del espacio disponible para la instalación de la caja.