Comprar una Caja Fuerte

Cuando nos planteamos comprar una caja fuerte para uso particular, e instalarla en nuestra vivienda, es aconsejable tener en cuenta algunos factores, que serán los que determinaran el tipo de caja fuerte y el nivel de seguridad necesario para que nuestra compra sea realmente útil.

Existen infinidad de modelos de cajas fuertes. Y no todos son válidos en cada caso. Si lo que buscamos es tener una privacidad de documentos, objetos de valor o simplemente dinero en efectivo, fuera del alcance de las personas de nuestro entorno (asistentes de hogar, compañeros de piso, etc…) una caja de seguridad de sobreponer de gama básica será suficiente. Este tipo de cajas fuertes, similares a las que nos encontramos en los armarios de las habitaciones de los hoteles, son fáciles de instalar, prácticas y discretas. Pero no le pidamos que cumplan otras funciones de seguridad para las que no están ni diseñadas ni preparadas. Si nuestra necesidad de seguridad es para cuando no nos encontramos en nuestra casa, el tipo de caja fuerte a instalar ya debe ser de otro nivel. Una caja fuerte empotrada en la pared, o revestida de obra dentro de un armario empotrado puede ser una solución. Por desgracia no todas las viviendas disponen de paredes suficientemente gruesas para alojar este tipo de cajas fuertes. Disponemos de cajas fuertes empotrables a partir de 15 cms de profundidad y de tamaño reducido. Otra solución son las cajas fuertes de sobreponer de nivel medio-alto ancladas al suelo. Y lo óptimo son las cajas fuertes de sobreponer que superan los 100 kgs. En nuestra tienda online estaremos encantados de asesorarte. Tenemos el modelo adecuado a cada necesidad.