¿POR QUÉ COMPRAR UNA CAJA FUERTE IGNÍFUGA?

Esta pregunta es habitual entre la gente que está interesado en comprar una caja fuerte ya que son poco conocidas.

Para empezar, las cajas fuertes ignífugas no están diseñadas para que su función principal sea evitar un robo. Están diseñadas para soportar el fuego y proteger su interior. Por lo tanto estamos hablando que en este tipo de cajas fuertes se prioriza la seguridad ante fuego y agua de los objetos que de la protección antirrobo.

Cuando hablamos de cajas fuertes ignífugas tenemos dos tipos principales:

Las cajas fuertes para documentos como su nombre dice, son para proteger documentos de papel y las cajas fuertes ignífugas para datos se utilizan para proteger material informático.

Una diferencia entre los dos tipos, a parte del uso de cada tipo, es que normalmente las cajas para documentos son más pequeñas y las cajas para datos son de tipo armario de seguridad.

Antes hemos comentado que estas cajas tienen la función de proteger contra el fuego pero que son poco efectivas contra el robo. Esto es en general, existen modelos de cajas con una certificación, es decir, son cajas homologadas. Por lo tanto, son cajas con un nivel de seguridad contra el robo y encima protegen contra el fuego.

También existen los archivadores y los armarios ignífugos. Estos están más destinados a oficinas o almacenes por el tamaño y por sus propiedades.

En resumen podemos decir que por un poquito más podremos tener una caja fuerte que encima de proteger contra el robo también protege el interior de nuestra caja contra el fuego y que por lo tanto, tendremos nuestros documentos privados o nuestro material informático a buen recaudo.